DEDICADO

En memoria de Santiago Maldonado. Pedimos justicia.

7/21/2017

Ya no hay tiempo para campeones solitarios



por Pedro Patzer

Pues bien, he despertado, he dejado atrás mis ojos de ceguera aprendida, ahora veo a través de eso que hace milenios he sido, antes de ser.
Por lo que puedo sentir como el río y pensar como la piedra, consigo alcanzar todo lo que calla el árbol y todo lo que pronuncia el viento.
Ya la edad no es una lotería de los que rifan el mundo; ahora es un asunto serio, la medida para sanar el océano y el corazón humano. Ya no hay tiempo para campeones solitarios, ni para los fundamentos de las fronteras; ya nos toca pelear por la vida, por el himno de las ranas y el pan de la niñez. Hay que dejar de ser esclavos de lo que no necesitamos, esclavos de deseos e identidades ajenas, dejar de temerle a los fantasmas de la nada y procurar no morir sin haber cambiado un poco la vida.
Hay que hacer ayuno de todo lo que sabemos de memoria, y darle a la humanidad la oportunidad de empezar a mirar de nuevo. Dejar atrás los días como mercancía y el planeta como una fábrica monstruosa. Hemos hecho del mundo un gran escenario sobre el cual se han representado hermosas y patéticas obras, ahora es tiempo de hacer de él, un jardín donde los llegados vengan a aprender a nacer, y donde los que se marchan lo hagan como auroras de los que vendrán. Cuando tanta gente le teme a la muerte, es porque antes que nada le teme a la vida.
¿A dónde vamos después de la muerte? Se pregunta la mayoría. La humanidad sanará cuando la mayoría se pregunte: ¿hacia dónde hacemos que vaya la vida antes de nuestra pequeña muerte?

No hay comentarios.: