5/24/2010

la vieja broma

Hace siglos que la Mona Lisa se ríe

de lo mismo,

y la mayoría, todavía, no ha entendido la broma,

ni comprendido, aún, las llagas del crucificado,

ni el veneno en la lengua del griego,

ni siquiera el idioma que empieza

en la costillas del hambriento

y acaba con el mundo.

Y es porque sólo se alimentan de la ambrosía más vulgar,

se quedan con la parte más mediocre de la inmortalidad,

y son como el perpetuo escribano, que desde el primer atardecer,

registra el paso del crepúsculo por la vida,

sin que los colores de su fantasma, evolucionen

pedro patzer

La flor del silencio

por Pedro Patzer Su silencio estaba poblado de un perfume que sólo brindan las flores que los niños dibujan al atardecer