DEDICADO

En memoria de Santiago Maldonado. Pedimos justicia.

2/27/2010

LA POESÍA

Tal vez nuestra tarea sea la de habitar esa zona que existe entre lo real y lo imaginario, entre lo ideal y las cosas. Salir de la caverna, dejar de ser un mero contemplador de las sombras de la realidad, requiere que estemos dispuestos a aprender ese idioma secreto que media entre el cuerpo y el espíritu, entre lo que se debe y lo que se es, entre lo que nos dijeron que era la vida y entre lo que estamos dispuestos a aprender que es.

La primera vez que nos dijeron “esto es”, nos quitaron la posibilidad de ser “parte de eso”, nos pusieron límites, nos excluyeron, nos hicieron extranjeros a eso. Así, rápidamente nos hicieron aprender que no éramos parte del árbol, ni del viento, ni del río escondido en la montaña.

La poesía desautoriza a esa primera orfandad y nos devuelve a esa misteriosa identidad: en el poema somos pájaros, eclipse y por qué no, dioses.

Por lo tanto, la poesía nos otorga la posibilidad de reiniciar el juego de la contemplación de la existencia, de construir con los escombros del ser, de aprender a nacer en la metáfora

PEDRO PATZER, FEBRERO DE 2010, BS.AS

2/21/2010

brisa de mí


Poner en caos este orden de moribundos, esta elegancia

de mundo harapiento, esta corrección de dueño de burdel.

Buscar las llaves de lo que me enseñaron no era una puerta,

entregarse al lado desconocido de nuestro destino, tutearnos con el iiiiiiiiiiiinfinitooooooooooooooooooooooo

Responder a la llamada del desierto que fuimos

Y del océano que podremos ser

Asistir a los funerales de la vida oficial

Ser testigos del nacimiento del mundo en la otra hora

NO SERÁ FÁCIL!!!!!!!!!!

La mayoría ha sido entrenada para envejecer, para nunca hallar su alarido.

Los conquistados nos enseñaron que sólo se puede rezar en el idioma propio, debemos encontrar la manera de vivir en nuestra voz,

De parecernos a nuestra secreta aurora

Pedro Patzer

2/07/2010

Oxímoron


Mis educadores me han enseñado a ignorar (me)

los inmóviles profesores de geografía

los callados maestros de lengua

los inamovibles historiadores

mis profetas a no creer (en mí)

las plegarias de memorias

el infierno ante la conciencia

las cruces de oro entre desdentados

mis versos a callar(me)

la palabras no logra empezar ante el movimiento del alma

la locura no respeta las normativas gramaticales

apenas él murió, le sacaron el acento, y el sólo quedó hecho un artículo de lo que fue

mis silencios a escuchar (los otros mundos)

en el faro que prosigue titilando aunque ninguna nave transite su costa;

el nombre del que acaba de morir, el nombre del que acaba de nacer;

los meses que el diciembre y el jazmín padecen el misterioso exilio

PEDRO PATZER, 2010

2/03/2010

porvenir


Qué cómo y cuándo nace el porvenir,
una muchacha desnuda pregunta en mi recuerdo,
y uno no sabe si el recuerdo es el comienzo del poema,
o el final de una infancia del alma



Pedro Patzer