DEDICADO

En memoria de Santiago Maldonado. Pedimos justicia.

12/24/2009

Pájaros que anidan en barcos muertos

Pájaros que anidan en barcos muertos,

hombres que confunden el universo con una pecera,

amantes que ya no intentan recuperar

el primer cuerpo que esconde el cuerpo,

la lluvia siempre es de otros, cuando se contempla

desde los ventanales de las oficinas.

Sin embargo, el alma hace un movimiento

y los jazmines entonan amarillos diciembres,

y las auroras se cuelan en los hornos de las panaderías,

y los monasterios fabrican ángeles de anís,

y los burdeles derrochan su nieve ardiente,

y la vida otra vez, el antiguo juguete

del hospicio del Edén.

Pedro Patzer, diciembre 09

12/22/2009

antiguo ropaje de los pájaros


Un buen día que se dice cuando la noche ya lamió el antiguo ropaje de los pájaros. Buen día en los expedientes, y en las credenciales, mas buenas noches en esta mirada, aunque sea la mirada del alba, aunque los francotiradores de oficina, ensayen su torpe puntería.
Diez horas más tarde, un buen día. ¿Acaso en otro continente ha quedado aquella noche, de cuerpos y vinos blancos, de naves sin capitanes, mas siempre maniobradas por dos náufragos?
La cenicientas guardan sus encantos secretos, los de después de medianoche, para que en la intimidad, el príncipe elegido, aquel que sólo tiene como abolengo un beso y como un linaje un suspiro bien colocado, los goce hasta la nueva luz.
¿Qué es el desencanto? Que las sirenas callen.
Entonces, pues, que las multitudes aprendan que
el mar empieza en algún lugar del silencio


Pedro Patzer

11/25/2009

La indemnización de la Historia


Newton nunca se hubiera imaginado
que la ley de gravedad afectaría a los ángeles,
el carpintero que hizo la cruz jamás hubiese soñado
que en su modesto trabajo moriría un Dios,
Picasso nunca hubiera pensado que su Guernica
sería superado por las fotografías cotidianas de la guerra,
el Quijote nunca se hubiera preguntado lo que el poeta:
¿Cuándo la Historia indemnizará a los utópicos?

PEDRO PATZER

11/23/2009

BALADA DE LOS COMENTARISTAS ANONIMOS


Los comentaristas anónimos sugieren/ que para construir un alma sólo hace falta un diccionario de sepias palabras/Cuánto dolor que nunca alcanza la rima /Cuánta pereza del sabio que no despierta/ Entre lo correcto y el lugar común, tu vida siempre el mismo equipaje/ el mismo corazón de réquiem/ y aunque te desnudes/ jamás alcanzarás la piel de la quintaesencia/QUINTAESENCIA

¿Pues cómo uno no va a tener clemencia ante semejante fantasma? – uff!!! Fantasma, otra palabra citada/ “Existe un mutilado, no de un combate, sino de un abrazo” escribió Vallejo/ a quien te recomiendo que leas, cuando el lúgubre canto de tu odio, te invite al encanto de la crítica y confundas la manzana prohibida con tu flamante incorporación a la policía metafísica /POLICÍA METAFÍSICA

me alegro que mis palabras te llamen a escribir/ es tiempo de que desempolves la canción rota y la telaraña del pentagrama y el musgo de la estatua de tu creación/
hay un mar equivocado en cada odio/ algo así como el mapa del mundo que contempla/ el inmóvil profesor de geografía

Pedro Patzer

10/16/2009

arrabales del cielo


Somos los arrabales del cielo, decían sus ojos
mientras su piel desmentía la historia de la lepra
pero no la de los milagros
El otoño dejó sus muertos, quizás pensó luego de que el amor callara
sin embargo, ella era como la plegaria del árbol o la herejía del mar,
la ausencia casi nunca huele a lo que perdimos, más bien tiene aroma
al porvenir de la flor, a las aventuras del jardín, luego de la infancia
entonces es fácil el poema, o mejor dicho ya es cosa de un mortal la poesía
cuando las ninfas llevan equipajes y lloran en terminales y averiguan la hora,

pedro patzer

10/04/2009

NACIÓ


Nació (ya es Cervantes y Shakespeare, ya es Leonardo y Picasso, ya es Bach y Mercedes Sosa)

Niña de lo inmortal, tu cancionero de astros mecen los planetas de los nadies,

Naciste en Tucumán, pero tu corazón es griego

Naciste en este mundo, pero tu voz es universal

Madre de los mineros, novia de los zafreros

Canto del exiliado, himno de los descalzos,

Gracias por corregirme el país en una zamba

Gracias por ayudarme a quedarme

PEDRO PATZER

http://www.youtube.com/watch?v=yzUAUv16x6k


9/28/2009

domesticados


Los muertos no escriben poemas – deberían haberle dicho al lunes.
Y el ahorcado al señor de la corbata, debió contarle un secreto
Y la tumba egipcia al que se pasea en shopping
Nada sabe la desnuda muchacha acerca de arquitectura,
Aunque los psicólogos deberían conocer algo de decoración de interiores.
Los recitadores de moralejas casi siempre mueren cincuenta años antes de su muerte
Y los que se ríen de los que son graciosos, tienen una vida tan triste como el hombre que inventó el semáforo.
Todos queremos tener un perro que domesticar.
No nos alcanza con el polizón que a veces nos empuja al auténtico aventurero que somos más allá de cualquier domingo

Pedro Patzer

9/14/2009

altruismos





Ni caudillos, ni iluminados, ni fundamentalistas, ni indiferentes,
sólo cómplices del milagro, sólo soldados de lo trascendente
Ni mapas, ni desiertos, ni ambiciosos, ni ascetas
sólo conquistadores del día, sólo mineros de lo que queda
Ni preámbulos, ni manifiestos, ni tratados, ni declaraciones
sólo protagonistas de lo humano, sólo altruistas de las pasiones
Ni mesiánicos, ni bandoleros, ni sacerdotes, ni bucaneros
sólo adversarios de lo efímero, sólo enemigos de los peros
Ni reyes, ni generales, ni presidentes, ni profetas
sólo criaturas del misterio, sólo espíritus que merodean



pedro patzer

8/10/2009

Esa es la cuestión


Residuo de lo que pudo haber sido, tesoro de lo que soy

el Predador y el humanista, el carbón y el algodón,

la tinta que sangran los expedientes, las lágrimas del poema que no nació

la profecía huérfana de cualquier profeta, la muchedumbre exaltada sin predicador

Si los que ahora están muertos todo lo sabían ¿por qué dejaron que el semáforo y el paraguas, y que el hombre prohibiera en nombre de la libertad de Dios, y que los gusanos que se devoran a los vivos, les enseñaran la antigua resignación de los muertos?

Y yo que mañana perteneceré al mundo de los siglos amarillos,

Y yo que mañana será cómplice de lo que calla la estrella y el rocío

Y yo que mañana seré otro soborno del barro y la hierba

¿Qué hago por las preguntas que ya se están haciendo los que todavía no nacieron? ¿qué hago con las respuestas que sugiere el otro corazón?

Pedro Patzer

7/20/2009

pestes


Lo que no pude ser, y lo que soy demasiado

Las aventuras dormidas en el cuaderno

Las profecías y las cartas documentos

Los ejercicios para adelgazar y la hambruna

La tele que aúlla y el libro que calla

La jaula y el pájaro que anida en la cárcel

La hora y el clima

El gol que hace un millonario

La acuarela seca y la hoja en blanco

El juez que dictamina la tenencia de un hijo

La cesárea y el suicidio asistido

El manual de la vida amarilla y el diario íntimo del gurú

las armas para defendernos del fantasma y el fantasma para defendernos de las armas:

la peste ha llegado para quedarse

¿qué corazón es inmune a la pandemia del mundo muerto en el espíritu humano?

pedro patzer

6/22/2009

un poema de César Vallejo, el pan necesario del alma

Los dados eternos



Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
¡tú no tienes Marías que se van!
Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
¡Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!
Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado.
Tal vez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.
Dios míos, y esta noche sorda, obscura,
ya no podrás jugar, porque la tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.



César Vallejo




5/27/2009

Otro cielo

De niño quería inventar otro cielo
que el charco de agua venza al desierto
que la aurora pueda ser el ojo perdido del ciego
y el otoño el juguete del niño mendigo

De más grande creía que en el mar estaba la respuesta
entre palomas que se equivocaban y caracolas nerudianas
entre naufragios de Rosales e islas donde los robinsón se aburguesaban

entonces fue la tierra, la que llamo a mi himno oculto:
los huesos de los que fueron esclavos,
los volcanes que se alimentaron de los libros incendiados
los cadáveres de los profetas en el fondo del río

comprendí que no necesitaba rifles para mi aventura
y que los pasajeros del ocaso y el alba,
pierden a cada paso su inmortalidad
¿Cuántos dioses median entre el hombre y el hombre?
era la pregunta,
la vida misma es la respuesta

Pedro Patzer

5/07/2009

Balada a los comentaristas anónimos


Los comentaristas anónimos sugieren
que para construir un alma sólo hace falta
un diccionario de sepias palabras


Cuánto dolor que nunca alcanza la rima,
Cuánta pereza del sabio que no despierta

Entre lo correcto y el lugar común, tu vida
siempre el mismo equipaje
el mismo corazón de réquiem
y aunque te desnudes
jamás alcanzarás la piel de la quintaesencia

¿Pues cómo uno no va a tener clemencia
ante semejante fantasma? – uff!!! Fantasma, otra palabra citada

Existe un mutilado, no de un combate
sino de un abrazo
” escribió Vallejo
a quien te recomiendo que leas, cuando el lúgubre canto
de tu odio, te invite al encanto de la crítica
y confundas la manzana prohibida
con tu flamante incorporación a la policía metafísica

me alegro que mis palabras te llamen a escribir
es tiempo que desempolves la canción rota
y la telaraña del pentagrama y el musgo de la estatua de tu creación
hay un mar equivocado en cada odio
algo así como el mapa del mundo que contempla
el inmóvil profesor de geografía


Pedro Patzer

4/22/2009

CORAZÓN


Todos los poemas que el mundo escribió
todas las naves que el hombre urdió,
las manos del que reza y las del labrador,
las del pianista y las del preso que tocan,
entre los barrotes, el aire de la libertad,
el rumor del otro corazón

¿Qué pretende la paloma que se asoma
en la pequeña ventana del orfanato y el hospital?
¿Por qué los moribundos sólo hablan la lengua materna,
Y el artesano construye en su modesto taller, estrellas?
¿acaso escucha el balbuceo del otro corazón?

El arquitecto que hizo los planos de la casa
nunca imaginó que en cierto rincón
deambularían fantasmas,
el sediento que agoniza en el desierto,
adivina la contemporánea aventura del océano y
el náufrago,
¿Será que el otro corazón advierte, será que su bullicio
de más allá, late en el íntimo silencio de los de acá?

Pedro Patzer

4/17/2009

corazón

Corazón, moneda de lo sublime

que el azar del cosmos

ha hecho caer en esta fuente

donde los latidos de agua y sed

donde los latidos de muerte y eternidad

donde los latidos de esperma y miel

 Corazón,

sólo los que aran los cielos,

los labradores de lo trascendente

los testigos del eclipse adentro,

los protagonistas del teatro de la luz

viven tu verdad


 Pedro Patzer





4/13/2009

Corazón


Dos cuerpos donde lo eterno ensaya
la trama del otro corazón,
los amantes intentan apurar la aurora
mientras la medianoche improvisa el rocío de Adán.
La vida pone las cartas sobre la mesa,
la noche cuenta sus billetes de estrellas caídas
y humanidad vencida en las esquinas de mujer:
amar es tratar de averiguar los secretos del barco,
echar nuevamente a los mercaderes del templo
dejarse corromper por la oración clandestina
hasta despertar la nueva inteligencia del alma,
y sólo ser el himno de aquel país que existe
en la imaginación


Pedro Patzer

4/07/2009

Corazón







¿Por qué será que el otro corazón se tienta
con la ventana abierta del décimo piso?
Tal vez el otro corazón sea
la antología inédita
de los poemas que nunca escribí,
el verbo del otoño en los huesos,
la cepa del vino de los que callan en la sed,
el mapamundi de los continentes vírgenes
de adentro, el leprosario y el edén,
los jardines de los ángeles náufragos en la brisa,
el manjar del mendigo, la humana desnudez del Rey
¿por qué será que al otro corazón no le da vértigo
Mirar para arriba?



Pedro Patzer

3/25/2009

corazón

Corazón, León espiritual,

ruge en la gran selva de lo insondable,

Animal del ocaso, bestia del crepúsculo,

A veces te confundes entre las calaveras y

los musgos de la luna,

Pero luego surges con tu carne de ángel humano,

estatua de la brisa

Chiquita tempestad del infinito que late

sangre de lo que se termina,

Corazón, habitación de desierto,

remoto hotel del cielo de adentro

donde los pasos perdidos ofrecen

sus escándalos de fantasmas e insomnio



Pedro Patzer

1/17/2009

Corazón


Corazón, quieres beberte el universo
de un solo trago, el trago que lleva su nombre
corazón, titán del todo, adversario de la nada,
la aventura del día en la sangre y el aire,
las fórmulas y las distintas versiones de Dios
Corazón, anochece en la luminosa plegaria,
querido labrador del cielo, obrero del jazmín
y la luz
Corazón, es tiempo de buscar tu casa
en el mar y la estrella, 
en los juguetes de la brisa
que el caminante agradece con un secreto
del horizonte a cambio.
Corazón, libro de mañana, capitulo de rocío
y madrugadas,
profetas y prófugos, sirenas que se enloquecen
cuando el corazón de Ulises canta.
Corazón, manifiesto de la fiebre que la humanidad
pierde en cada lluvia,
corazón, bajel de especie, altar del templo
donde Dios nace en el hombre

Pedro Patzer

1/02/2009

corazón



“A medida que nos vamos haciendo grandes
el corazón muere”,
decía una película adolescente,
y será que el corazón muere, o vamos comprendiendo
que el cuerpo le queda chico al corazón,
que el corazón es una amenaza,
la vieja advertencia del madero y el bajel
ese río de adentro, ebrio de espectros
máquina de ausencias, el íntimo teatro de un cielo que
quiere ser mar de hombres, o ayuno de etcéteras,
en fin, entre la vida y la muerte, el murmullo del corazón,
tamborcito de luz y sombras, harina de especie
primer ritmo de la sutil aurora
último movimiento del poniente en el hombre,
es el corazón, todos los corazones que golpearon
las puertas del mundo en el día,
es la ironía que llevamos dentro,
el manual para empezar a ser hermosos fantasmas



Pedro Patzer 2009